Estados, estados resultantes y cualidades: su interacción en nominalizaciones deverbales y deadjetivales con base compartida

22 May

Como viene siendo habitual en nuestras reuniones anuales, en el pasado Encuentro de Morfólogos (celebrado en la Universidad de Málaga los días 4 y 5 de mayo de 2017) se presentaron diversos pósteres que mostraban trabajos en curso de jóvenes (y no tan jóvenes) investigadores.

Dado que se trata de trabajos en vías de realización –sometidos, por ello, a posibles críticas, sugerencias y comentarios de ayuda–, hemos considerado interesante dedicar un post individual para cada uno de los pósteres presentados.

¡Serán muy bienvenidos los comentarios de los lectores de este blog!

Empezamos con…

 

1. JAQUE – MARTÍN GARCÍA. PÓSTER EN PDF. MÁLAGA 2017 - copia

 

Estados, estados resultantes y cualidades: su interacción en nominalizaciones deverbales y deadjetivales con base compartida

Matías Jaque Hidalgo (Universidad de Chile)

Josefa Martín García (Universidad Autónoma de Madrid)

 

La investigación sobre las nominalizaciones se ha concentrado, tradicionalmente, en las formaciones deverbales que denotan eventos (destrucción, construcción) (cf. Grimshaw 1990). Sin embargo, en los últimos años se ha venido ampliando considerablemente el foco de atención hacia, por un lado, nominalizaciones de base adjetival (belleza, delgadez) (Roy 2010) y, por otro, un repertorio más fino de las categorías aspectuales que puede denotar esta clase de palabras derivadas (Fradin 2011). Así, frente a la oposición tradicional entre nominalizaciones de evento y de resultado, resulta de particular interés distinguir adecuadamente otros objetos semánticos como estado, objeto, participante, entre otros, (cf. Fábregas 2016). El objetivo general de este trabajo consiste en abordar la distinción de las categorías semánticas de (1) en su interacción con los patrones derivativos de (2):

(1) estado, estado resultante, cualidad

(2) nominalización deverbal, nominalización deadjetival

 

Para ello, abordaremos grupos léxicos que comparten una base adjetival, como los que se ejemplifican en (3). En ellos, pueden estudiarse eficazmente las diferencias semánticas a que puede dar lugar la propiedad denotada por un adjetivo en un entorno categorial verbal o nominal. Específicamente, dado que las nominalizaciones deverbales de estos grupos normalmente denotan estados resultantes, surge la pregunta de si existen criterios formales que permitan distinguir dicha categoría de la denotación de una nominalización deadjetival, con la que existe cierto solapamiento semántico.

(3)

a) bello – belleza – embellecimiento

b) delgado – delgadez – adelgazamiento

c) rojo – rojez – enrojecimiento

d) oscuro – oscuridad  –  oscurecimiento

e) legal – legalidad  – legalización

 

Según mostraremos, en aquellos casos donde un verbo deadjetival habilita una lectura de estado resultante (La piel se le enrojeció durante varias horas), esta puede identificarse también en la nominalización (El enrojecimiento de la piel puede durar varias horas) y, crucialmente, distinguirse tanto de la lectura de estado no resultante como de la lectura de cualidad normalmente reservada a la nominalización deadjetival (La intensa rojez de su cabello). En otros casos, existe cierta preferencia por el uso de la nominalización deverbal para denotar el proceso, frente al uso de la nominalización deadjetival para denotar el estado (sea o no resultante), como sucede con el par delgadezadelgazamiento o legalidad – legalización. Como se observa en (4a), la nominalización deverbal solo admite un adjetivo que apunte al desarrollo del evento y no a su resultado, patrón que se invierte en el caso de delgadez (4b):

(4)

a) El {rápido / ??duradero} adelgazamiento de Juan

b) La {??rápida / duradera} delgadez de Juan

 

Divisiones de significado similares entre ambos tipos de nominalizaciones se dan también en pares como gordura – engordamiento o viudedad – enviudamiento (Jaque 2012). Finalmente, encontramos casos donde se presentan huecos en alguna de las casillas previstas por el patrón morfológico ejemplificado en (3), y en los que una de las formaciones amplía, esta vez, su significado hacia lecturas en principio no esperables. Es el caso de limpieza, que cubre valores de evento (5a), estado resultante (5b) y cualidad (5c), lo cual se correlaciona con la ausencia de una nominalización formada a partir del verbo deadjetival correspondiente (limpiar > *limpiamiento / *limpiada):

(5)

a) La limpieza del edificio por parte de los operarios tuvo lugar a las 18:00 horas.

b) Estuvieron limpiando el edificio durante 4 horas. La limpieza resultante impresionó a los visitantes.

c) Tu casa muestra más limpieza que la mía.

 

El trabajo presenta una serie de contextos gramaticales que permiten distinguir estas lecturas para los distintos entornos categoriales estudiados, permitiendo alcanzar, así, generalizaciones descriptivas sobre las relaciones entre semántica y categorías gramaticales (1-2) que se exhiben en los procesos derivativos del español.

 

Desde un punto de vista teórico, el trabajo plantea diversas interrogantes, de las cuales poseen especial interés las dos que se mencionan a continuación:

 

  • ¿Cuál es el correlato estructural de la lectura de estado resultante de una nominalización deverbal y cómo se distingue formalmente de la lectura no eventiva propia de una nominalización deadjetival? En buena parte de las propuestas sintactistas sobre la formación de palabras (cf. Fábregas 2016), un estado resultante se define topológicamente como un estado que ocupa la posición de complemento de una proyección eventiva. En este escenario, no es evidente cómo habría de computarse la noción de “resultante”, justamente en un entorno estructural en el que, como el de una nominalización deverbal con lectura de estado, la proyección eventiva habría de perderse.
  • En segundo lugar, si el significado de las nominalizaciones deverbales interactúa de algún modo con el de una nominalización deadjetival, ¿cuál es el locus de esta interacción: la estructura que subyace a cada formación o el léxico en el que se almacenan las unidades léxicas ya formadas? En el primer caso, la estructura de la base adjetival o verbal, según sea el caso, habría de bastar para predecir la posible lectura de la nominalización, de suerte que las aparentes interacciones léxicas ejemplificadas en (4-5) serían un epifenómeno derivado de esta estructura (cf. Fábregas 2016). En el segundo caso, nos veríamos frente a un fenómeno análogo al bloqueo (si no léxico, al menos semántico, cf. Jaque 2012) (Aronoff 1976), que habría de enmarcarse adecuadamente con los resultados del análisis sintactista, al menos allí donde resulta descriptivamente adecuado.

 

 

Bibliografía

Aronoff, M. (1976). Word Formation in Generative Grammar. Cambridge: MIT Press.

Fábregas, A. (2016). Las nominalizaciones. Madrid: Visor.

Fradin, B. (2011). “Remarks on state denoting nominalizations”. Recherches linguistiques de Vincennes, 40, pp. 73-99.

Grimshaw, J. (1990). Argument Structure. Cambridge: MIT Press.

Jaque, M. (2012). “Sobre las nominalizaciones de verbos de estado en el diccionario monolingüe español”. En A. Nomdedeu et al. (coords.): Avances en lexicografía hispánica, vol 2. Universidad de Rovira i Virgili, pp. 519-530.

Roy, I. (2010). “Deadjectival nominalization and the structure of the adjective”. En A. Alexiadou y M. Rathert (eds.): The syntax of nominalizations across languages and frameworks. Berlin: De Gruyter, pp. 129-158.

1. JAQUE – MARTÍN GARCÍA. PÓSTER EN PDF. MÁLAGA 2017

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: